La tradición de la cocina vasca en un ambiente mediterráneo :: Restaurante cocina tradicional vasca en Alicante

La vocación gastronómica de una familia

¿Ama, qué decir de ama? Una mujer luchadora, con mucha fuerza, mucha ilusión y demasiadas inquietudes para la época en la que vivía.

En Amezketa, un pequeño pueblo del País Vasco vivía nuestra ama, que ya entonces empezaba a trabajar en “Fabrensa”, una fábrica de envases de la zona, pero que no se conformaba solo con eso.

Mientras trabajaba en la fábrica, iba ilusionada todas las tardes, a aprender cocina con una amable cocinera que vivía en Segura, un pueblo cercano a Amezketa, donde aprendió muchos de los platos que en un futuro serviría en su restaurante.

Al año siguiente, aún trabajando en la fábrica, despertó en ella un interés por la peluquería. Fue por eso que cada tarde, durante todo ese largo año, cogía su bicicleta y recorría 12 km de Amezketa a Tolosa para aprender el oficio en un pequeño negocio.

Desde bien pequeños Ama siempre nos ha dicho que un plato rico se debe servir de tal forma que janari goxo bat begiekin dastatzen da: Jan nazazu!” (“Un plato rico te entra por los ojos y te dice: cómeme”). Probablemente ese amor por la estética junto con su pasión por la cocina fueron lo que convirtió Lorea en lo que es hoy.

 

Desde 1982 en la Playa de San Juan

Ama y Aita abrieron Lorea en 1982. Una cafetería con tapas, con platos combinados y sándwiches, nuestra segunda casa. Curiosamente en aquel entonces no había nada parecido por la Playa de San Juan. Poco a poco Ama fue introduciendo platos típicos de nuestra tierra, una gran variedad de pintxos vascos que poco a poco fue aumentando y las famosas croquetas que no necesitan ninguna presentación, ya hablan por si solas. Cada vez más platos propios de la cocina vasca como la tortilla de bacalao o los chipirones en su tinta.

Ama iba cada día a recorrer el mercado a elegir siempre la mejor merluza, el mejor bacalao, la mejor carne para servir o el cordero que asaba todos los domingos, muy típico de nuestra tierra.

Ella siempre ha querido que Lorea fuese algo distinto, que se diferenciara del resto de los establecimientos, con una ubicación muy privilegiada, en primera línea de la Playa de San Juan de Alicante, y con una vida dedicada a ello.

Un pequeño negocio familiar que poco a poco fue creciendo y tomando forma, con clientes muy fieles que venían muy a menudo, charlaban con Aita y se tomaban un txakolí con él o entraban a la pequeña cocina de entonces y le preguntaban a Ama qué había para comer o hablaban con alguno de nosotros, sus hijos. Desde ese entonces hasta ahora pasan muchos clientes, amigos, que hacen que cada vez ese pequeño negocio que abrieron mis padres de 1982 sea más y más grande.

Nos enorgullece ver que sigue teniendo la misma esencia de negocio familiar con la que empezó, con relaciones cercanas y mucha familiaridad. Manteniendo los mismos platos que un día nuestra madre decidió incluir en el menú y que todos los días viene para revisar y dar el visto bueno, pero innovando con nuevos platos de la cocina vasca como son el Txangurro o esas alubias que servimos todos los jueves de invierno y en nuestras Jornadas de la Alubia que tanto gustan a nuestros clientes y amigos.

Joaquina e Imanol

Joaquina e Imanol

Barra de pintxos

Barra de pintxos

Semana de la Alubia en febrero

Semana de la Alubia en febrero

Txangurro

Txangurro